f t p i gp

Adicción al amor

Adicción al amor

Codependencia es una adicción, ¡La adicción al amor sí existe!

Y es de las adicciones que encontramos con más frecuencia en las mujeres, aunque a mí me perdonas pero yo sí identifico uno que otro hombre con este problemita.

A ver, a que has escuchado todas estas frases de echarte al piso:

“Te necesito”, “No podría vivir sin ti”, “Si no funciona me muero”,

“¿Qué crees?”

“No te necesito, te quiero”,

“Sí podría vivir sin ti pero decido hacerlo contigo”,

“No me muero y seguro ni siquiera me quedo sola”.

Somos mujeres, la hormona y la cursilería al máximo, y si así eres no hay problema, solamente ten en cuenta que si estos pensamientos o emociones se vuelven reales o frecuentes, entonces sí ten cuidado.

Ahora sí que, como dice la canción, “…esto no es amor, es obsesión”.

Querer no es malo, malo es cuando necesitas tener todo lo que quieres, sea lo que sea. Dejando atrás el capricho, si cuando no tienes algo de lo que deseas tienes síntomas de abstinencia, entonces es un foco rojo. OJO, obvio cuando cortas con tu novio vas a estar triste, es natural, lo que no es normal es deprimirte y echar tu vida por la borda.

Hay que saber controlar la dependencia y el miedo a estar solas, éstos son la fuente de todos los males, la base de los celos y el egoísmo, si nos choca que sean así con nosotras, ellos van a odiar que seamos así con ellos. Un adicto al amor es obsesivo y controlador, necesita intensidad emocional, es el tipo de parejas con ups y downs, que cuando está en una fase estable empieza a necesitar más y a crear peleas y problemas innecesarios.

No hay que juzgar pues al final la codependencia, como cualquier otra adicción, es una enfermedad, es un estado psicológico causado por algún abandono o figura ausente en la infancia, y es autodestructiva; es irónico porque un adicto al amor hace que su pareja se aleje y destruye la relación. ¡No lo hagas!

En resumen, cuidado con esta lista, aunque al principio suena bien y te va a encantar cómo va encaminada la cosa, déjame te digo que solamente va encaminada a ser un caos.

  1. Amor a primera vista.
  2. Felicidad máxima porque crees haber conseguido al príncipe azul.
  3. Resulta que no es tan maravilloso, empiezas a ver defectos.
  4. Te vuelves controladora porque quieres convertirlo en lo que creíste que era: perfecto.
  5. Tu novio, créeme, te va a empezar a evitar. ¡Tú lo harías!, ¿O no?
  6. A l notar su reacción entras en pánico ante la posibilidad de que te deje.
  7. Te obsesionas por mantenerlo a como dé lugar y hay de dos, o sale corriendo o cedes y dejas que él te controle a ti.

Uno y dos, WOW! Es increíble y ojalá te siga pasando, eso de sentir maripositas en la panza y sentir que eres la más afortunada del mundo es lo máximo, y no estoy diciendo que no lo seas, simplemente piensa cuánto tiempo va a durar toda esta maravilla, depende de cómo reacciones ante el tercer punto, porque te tengo noticias, va a llegar.

Sé realista, tiene defectos y tú también. Si te encanta y vale la pena, acéptalos, crezcan juntos, asume tu papel en la relación y busquen soluciones en conjunto, claro, sin sacrificar tu felicidad y tus necesidades.

Artículo psicológico completo aquí

doctoradre

Publicaciones recientes

Empieza a escribir y pulse Intro para buscar

¡Suscríbete!

 

¨Si te quieres enterar de las últimas noticias de nuestro blog, te invitamos a ser parte de la comunidad kipcool¨

×
acomersehadichoejercicioacompanado