f t p i gp

Metas

¡Hola Amigas!

Todas nos hemos planteado objetivos en nuestras vidas, pero tembien, deberíamos trazar metas todo el tiempo pues este ejercicio nos puede ser de gran ayuda para saber todas aquellas cosas que hemos podido cumplir, así como aquellas otras que no hemos logrado concretar. Ahora bien, a pesar de que pueda parecer que un objetivo y una meta son la misma cosa, existe una leve diferencia. Sin embargo, por más pequeña que sea, esta distinción resulta sustancial, veamos por qué.

La mejor manera de explicar lo anterior es a través de un ejemplo. Pensemos metafóricamente, ¿cómo representamos una meta? quizá como ese listón que rompemos con nuestro cuerpo al llegar al final de una carrera de atletismo. Ahora hagamos lo mismo con la palabra objetivo, ¿cómo la representarían? Parece mucho más complicado que en el caso anterior, ¿por qué? Simple, a menudo para llegar a una meta debemos cumplir con ciertos objetivos. Siguiendo el ejemplo de la carrera, podemos decir que para llegar a la meta antes se debieron cumplir ciertos objetivos, como puede ser mejorar nuestra marca de tiempo para clasificar en un mejor lugar.

Nosotras somos mujeres que nos planteamos retos constantemente, deseamos aprender algo nuevo todos los días, esa es nuestra esencia. Sin embargo, debido al ajetreo de la vida diaria, a veces resulta difícil tomarse un descanso para sentarnos a organizar nuestros pensamientos o nuestras ideas.

Toda planificación lleva su tiempo, y claro está que depende en gran medida de aquello que se planifique, pero organizar cualquier cosa implica casi siempre una labor ardua, incluso organizar nuestra ropa puede convertirse en una actividad complicada que lleve bastante tiempo. ¿A poco no les ha pasado que cuando ordenan su closet, encuentran cosas que ya ni se acordaban que estaban ahí?

Pasa exactamente lo mismo con nuestras metas, si no nos damos a la tarea de pensar en ellas podemos olvidar que pretendíamos hacer o lograr equis cosa. Ya sé que me pueden decir que cuando una meta es demasiado importante en nuestras vidas resulta casi imposible olvidarla. Pero déjenme decirles que la mayoría de las personas, si no las olvidan, digamos que las dejan para después. No es lo mismo, pero si no se determina un plazo de cumplimiento, la meta tenderá a desdibujarse, y seguramente no obtendremos nada de lo que queremos, o al menos no en el tiempo más deseable.

Puede ocurrir también que, después de todo, nos demos cuenta de que esa meta que postergamos no era en realidad algo primordial para nosotras, no lo negamos. Cuando es este el caso, tenemos la oportunidad de reconocer nuestras verdaderas prioridades en la vida.

Por esto también es esencial trazarnos metas, pues mientras vamos tachando los objetivos para llegar a ese anhelado destino, podemos conocernos a nosotras mismas. Muchas veces sucede que nos planteamos equis meta por darles gusto a otras personas, por satisfacer incluso los deseos de nuestros seres queridos. Y es que nuestra familia siempre va a querer lo mejor para nosotras, pero también van a esperar lo mejor de uno. No obstante, vivir para cumplir las expectativas ajenas, sean de quien sea y por los motivos que quieran, puede conducirnos a la insatisfacción personal.

Antes de caer en esas redes, antes de pensar primero en los otros, debemos identificar perfectamente todo aquello que nos hace más felices. O bien, por lo menos deberíamos comenzar por identificar nuestras necesidades, así como lo que nos hace daño o lo que nos detiene en el cumplimiento de los objetivos para alcanzar una meta, cualquiera que esta sea.

Por otro lado, es sumamente conveniente establecer metas reales, aquellas que podamos cumplir con lo que tenemos y lo que somos, pues la frustración de las mismas no nos ayuda para nada en la búsqueda de la felicidad. Ahora bien, con lo anterior no quiero decir que no se vale soñar ni aspirar a cosas que parecen imposibles de conseguir, soy como ustedes, una mujer soñadora, con una visión trascendente de las cosas. Pero nunca se debe perder el piso, de lo contrario ya vimos que puede ser contraproducente.

Yo tengo una meta muy clara, deseo con todas las fuerzas de mi corazón que este blog, el blog de  kipcool, les guste tanto como a mí, porque está hecho pensando en ustedes, en las cosas que nos identifican y, por la misma razón, nos acercan a la posibilidad de  comenzar una bonita amistad.

Siempre que escribo lo hago pensando en ustedes, pero también en mí, pues todas las mujeres necesitamos un espacio para hablar sin tapujos ni restricciones de todo lo que nos inquieta y de todo lo que nos mueve en esta vida. Veré cumplida mi meta cuando la comunidad de kipcool sea tan grande, que no me de abasto a la hora de responder sus comentarios.

Desde ahora, siéntanse con toda la confianza y la libertad del mundo para preguntarme lo que quieran, para pedirme cualquier consejo, o bien, para contarme cualquier cosa. Yo les ofrezco mi amistad, de la manera en que siempre lo hago, con la mente y los brazos abiertos.

Yo también les voy a platicar de mis experiencias y de mis anhelos, y por supuesto, les agradeceré siempre cualquier comentario o recomendación que me hagan, pues me hará crecer, ante todo, como persona. Una de las metas que tengo en la vida es ser escritora, y cualquier escritor puede reconocerse como tal sólo cuando se hace de un público lector. Dicho con otras palabras, sin ustedes no puedo lograrlo.

Empieza a escribir y pulse Intro para buscar

¡Suscríbete!

 

¨Si te quieres enterar de las últimas noticias de nuestro blog, te invitamos a ser parte de la comunidad kipcool¨

×