f t p i gp

Novio

¡Hola!

No podíamos dejar de dedicarle un espacio muy especial al tema de los novios pues, a menudo, pasamos más tiempo con nuestro novio o pareja que con nuestra familia o incluso que con nuestras amigas. El amor es otro de los grandes intereses de cualquier mujer, pero en especial de nosotras, pues nos encantan las cosas bonitas de la vida, y qué cosa más bonita puede existir en el mundo que la experiencia de estar enamorada y, al mismo tiempo, sentirse amada, es decir, ser correspondidas.

Sin embargo, establecer una relación sentimental de este tipo, de noviazgo, tampoco es una cosa siempre sencilla, y mucho menos que se dé sola, o que no requiera cuidado alguno. Estamos poniendo todo en juego, más de lo que nos imaginamos, ya que una vez enamoradas, exponemos prácticamente todo de nosotras, y en el peor de los casos, pueden llegar a aprovecharse de nuestros sentimientos. No nos gustaría para nada que cualquiera de ustedes sufriera tal abuso.

A todas nos gusta construir nuestra felicidad, pues sabemos que las mejores cosas que tenemos en esta vida las conseguimos tomando plena consciencia de todo lo que implican. Pasa lo mismo con el amor, y en consecuencia, con nuestras relaciones amorosas. Debemos comenzar por identificar todo lo que conlleva tener un novio, pues no sólo se trata de andar con alguien porque nos gusta mucho físicamente, sino también por cómo nos hace sentir, quizá esto sea todavía más importante.

No recomendamos pensar en un hombre como nuestra media naranja, ya que esta frase comprende que esa persona está aquí, en nuestras vidas, para llenar algo que nos falta. Y ninguna mujer necesita de un hombre para sentirse por fin completa. Preferimos pensar que nuestra pareja está aquí para acompañarnos, para caminar a nuestro lado, tomados de la mano.

Creemos que es importantísimo deshacernos de todo aquello que propicia la idealización de una persona pues, a menudo, esta acción puede llevarnos a terminar con nuestro novio. Además, si nosotras nos guiamos de tal manera, es decir, por lo que esperamos de la otra persona, seguramente recibiremos lo mismo, y nuestra pareja puede esperar  incluso más de lo que podemos o queremos entregar.

Idealizar significa crear una imagen de equis persona, por ejemplo, que el hombre elegido sea siempre como el príncipe azul de cualquier cuento de hadas, un hombre que viene a salvarnos de las garras de cualquier ente maligno que nos esté acosando. ¿A poco no suena chistoso? Pero más que gracioso, debería preocuparnos tener un pensamiento así, porque toda mujer es capaz de salvarse de cualquier monstruo o de cualquier situación pesadillezca, somos las protagonistas y las heroínas de nuestra historia, no damiselas en peligro que esperan en lo alto de una torre para ser rescatadas.

Por eso, las mujeres como nosotras preferimos un novio que no nos ofrezca, como reza el dicho,”las perlas de la virgen”, porque seguramente no las tiene y tampoco las va a conseguir. ¡Y qué necesidad tenemos de comenzar una relación de este tipo con promesas! Una relación de noviazgo debe cimentarse en nuestras acciones, pues muchas veces las palabras sólo nos endulzan el oído. O también está ese otro dicho que hace referencia, precisamente, a la posibilidad de que se desvanezca aquello que se promete, ¿o no les han dicho alguna vez que a las palabras se las lleva el viento?

No debemos echar en saco roto el saber popular, pues los dichos contienen grandes verdades, por eso se transmiten de generación en generación. Además, la mayoría de las ocaciones escuchamos los dichos de boca de las mujeres más sabias del mundo, nuestras abuelitas. Si ellas perciben que no nos conviene la pareja que tenemos porque se la pasa diciéndonos que nos va a bajar el sol, la luna y las estrellas, hay probabilidades muy altas de que nuestra abuelita no se equivoque, pues si nos dicen o prometen algo constantemente, deberíamos preguntarnos porqué mejor, en lugar de andar hablando, no lo hacen.

No obstante, siempre debemos seguir nuestro corazón o nuestro instinto, recuerden que aunque la familia y nuestras amigas quieren lo mejor para nosotras, eso no implica que sepan qué es lo que realmente queremos o lo que nos hace bien, además, no le vamos a dar gusto a todo el mundo, es algo imposible de lograr. Pero no sólo debemos guiarnos por nuestras corazonadas, también debemos basarnos en nuestro sentido común, aunque parezca que la razón no se lleva bien con nosotras cuando estamos realmente enamoradas, sumergidas en el amor.

Probablemente, en este caso, sea más preciso seguir el concepto de inteligencia emocional, pues tampoco vamos a poder estar calculando todo, en estos terrenos existen cosas que no se pueden cuantificar o que no se pueden analizar con el ojo de un científico.

De cualquier forma, resulta esencial aprender a controlar nuestras emociones para no hacer un drama por todo, pero también para no permitir que nos hagan cosas que nos lastiman. Recuerden que el primer paso siempre es el autoconocimiento, si identificamos perfectamente tanto las cosas que nos hacen felices como las que nos hacen daño, podremos construir las relaciones personales que queramos.

En este blog, el blog de kipcool, podrán encontrar muchísimas experiencias que quizá les sirvan de alguna manera, sin importar que no tengan un novio en este preciso momento. Pero si resulta lo contrario, no dejen de visitarnos, que sus novios las esperen tantito!

Empieza a escribir y pulse Intro para buscar

¡Suscríbete!

 

¨Si te quieres enterar de las últimas noticias de nuestro blog, te invitamos a ser parte de la comunidad kipcool¨

×